abril 10, 2021

Las de Pfizer a 35 y Sputnik a 8 euros: así venden camellos y estafadores vacunas en la web oscura

Los delincuentes hacen negocio vendiendo vacunas por Internet

En la dark web existe un mercado de artículos ilegales relacionados con el COVID: vacunas, certificados de inmunización falsos y PCR negativas se ofrecen al mejor postor ajenos a controles estatales o sanitarios

DANIEL J. OLLERO

@danieljolleroMadrid

Actualizado Jueves, 8 abril 2021 – 01:33

Se encuentran a la venta entre un paquete de cinco gramos de heroína y ampollas de testosterona para fomentar el desarrollo muscular en culturistas. Sin embargo, se trata del producto médico más codiciado del 2021: las vacunas contra el Coronavirus.

Durante los últimos meses de pandemia, falsificadores, estafadores y traficantes han visto en la Dark Web un canal de negocio óptimo para vender todo tipo de productos y servicios relacionados con el Covid. Unos artículos entre los que se incluyen certificados falsos de vacunación, pcr negativos y la infame hidroxicloroquina, publicitada por simpatizantes de Trump y Bolsonaro como el remedio contra el virus. Sin embargo, las vacunas se llevan la palma.

La Dark Web (también conocida como web oscura) es el contenido de internet que solo se puede consultar mediante un software y configuraciones específicas que sirven para acceder a las páginas webs con información allí alojada. En este caso, mercados de venta de drogas y medicamentos con receta.

Una parte de Internet que resulta especialmente célebre por las webs de venta de productos ilegales y servicios (algunas con vendedores reales y otras simplemente pobladas de estafadores) como drogas, medicamentos, documentación falsificada o robada, tarjetas de crédito, programas informáticos, armas de fuego, sicarios, hackers, etc.

Algunas empresas de ciberseguridad como Check Point vienen advirtiendo desde hace semanas sobre la existencia de un mercado ilegal relacionado con los productos del Covid que PIXEL ha querido comprobar.

“La gente tiene que saber que en la Dark Web coexiste un mercado real de artículos ilegales con una serie de webs puestas en marcha por estafadores que nunca llegan a enviar los artículos que los clientes han adquirido. Sin embargo, al tratarse de un intento de compra de artículos ilegales, las personas estafadas no denuncian”, explican a PIXEL fuentes expertas en cibercrímen.

La mayoría de estos negocios siguen un mismo esquema, muy parecido a las páginas de ecommerce en las que se ofrecen productos y servicios legales: los artículos se publicitan junto a un precio e, incluso, algunas páginas ofrecen reseñas y valoraciones sobre el producto y el vendedor buscando adquirir así un halo de legitimidad.

Al igual que en el ecommerce legal, ofrecen enviar los artículos por correo o por empresas de mensajería. Sin embargo, algunas webs más sofisticadas ofrecen intermediarios e, incluso, puntos de entrega “ciegos” en las calles de grandes ciudades.

Sin embargo, las mismas fuentes recuerdan que no es garantía de nada y que quienes recepciones este tipo de artículos ilegales en la Dark Web pueden enfrentarse a responsabilidades legales derivada del tráfico o la receptación de las mercancías.

EL MERCADO NEGRO DE LAS VACUNAS BARATAS

La primera parada de este recorrido por el mercado ilegal de la Dark Web es una tienda especializada en la venta de drogas ilegales y medicamentos que ofrece las vacunas de Sputnik, Moderna y Pfizer.

Un mercado negro en el que el producto más barato es la vacuna Sputnik, aunque no es posible comprarla de forma unitaria. Un lote de 10 unidades se vende por 80 euros y uno de 100 unidades por 4.000 euros.

Mientras tanto, en el caso de Moderna, se venden a 28 dólares la unidad. Si se adquiere un lote de 10 unidades, la web ofrece descuento y lo oferta por 250 euros. El vendedor ofrece incluso un lote ‘mayorista’ de vacunas de Moderna con lotes de 120 vacunas por 2.500 dólares.

Algo más cara se vende la vacuna de Pfizer-Biontech, que se vende a 39 dólares la unidad, 350 dólares por un lote de 10 unidades y 20.000 dólares por una remesa de 100 unidades.

En otra tienda de la web oscura, en este caso un tienda “generalista” que además de drogas y medicamentos vende otro tipo de artículos y falsificaciones, aparecen anuncios en los que se ofrece “una vacuna aprobada por las autoridades sanitarias” y se especifica claramente que “se hacen envíos desde España, Estados Unidos y Reino Unido”.

Por un precio que oscila entre los 30 y los 100 dólaresexisten otros anuncios que ponen a la venta falsificaciones (firmadas y selladas) de los certificados de vacunaciónemitidos por los organismos sanitarios de Estados Unidos y de Rusia.

CERTIFICADOS PCR FALSOS POR TELEGRAM

Vendemos test de Covid negativos para viajar, ir al extranjero, conseguir un trabajo, etc. Todo se hace en 24 horas. Sin grandes complicaciones. Todo es de alta calidad y honesto. Si encargas para dos personas, te hacemos una tercera gratis. Pregunta por mensaje directo si tienes dudas”.

Así se promociona a través de un canal de Telegram y en varios foros de la Dark Web un presunto falsificador de pruebas PCR negativas con un mensaje escrito en ruso e, incluso, con una oferta de 3×2 como si de un negocio legítimo se tratara.

Este es solo un ejemplo del mercado de certificados de pruebas PRC negativas del que cuerpos policiales de todo el mundo y empresas de ciberseguridad como Check Point han estado alertando.

En cambio, no se trata de una solución viable para un español medio debido a la barrera del idioma (el anuncio y el contacto con el falsificador deben hacerse en ruso) y a que son necesarios conocimientos en criptomonedas para realizar el pago por el servicio.

Sin embargo, el informe de Check Point también alertaba sobre la existencia de este tipo de ofertas en el internet abierto, que se encuentran accesibles a cualquier persona con acceso a un ordenador o smartphone. Se trata de servicios que dicen emitir certificados falsos de PCR Negativo a modo de “artículos de broma”, según dicen los promotores de la web, pero la empresa de ciberseguridad asegura que se trata de certificados “muy auténticos y hechos de forma profesional”.

PCR NEGATIVOS “FALSOS” Y “DE BROMA”

Según pudo investigar CRÓNICA en el número del pasado domingo, 4 de abril, se trata del servicio que la supuesta empresa “Prank Test Corporation” ofrece a cambio de 25 dólares. Su web ofrece certificados falsos, “de broma”, en español y en inglés que pueden conseguirse rellenando un sencillo formulario de cuatro pasos.

En el primer paso piden rellenar el nombre del paciente, su número, su género, su fecha de nacimiento y un correo electrónico (al que más adelante dicen que nos enviarán los resultados). A continuación, debemos incluir el nombre del médico, la dirección/centro en el que se habrían llevado las pruebas, la fecha en la que se habría realizado la supuesta PCR y la fecha en la que se habría emitido el informe. En el tercer paso, tenemos una casilla en la que podemos seleccionar si queremos que la PCR salga negativa o positiva y (en el cuarto y último paso) nos pide pagar 25 dólares a través de PayPalpara que se elabore el informe. La empresa promete tener los resultados listos en 30 minutos.

Un último paso que, pese a que teóricamente se trata de un artículo de broma y no de mercancía ilegal como en los casos anteriores, nunca llegamos a realizar ya que existen unas cuantas líneas rojas que invitan a la desconfianza.

La primera es que el servicio podría ser ilegal. Pese a que antes de rellenar el formulario aparecen unos pseudo términos y condiciones que dicen que estamos de acuerdo en “no utilizar los test falsos generados para mentir a otra persona o a las autoridades sobre el covid-19” -que el vendedor utilizaría para cubrirse las espaldas ante unas eventuales acciones judiciales– su mera adquisición o porte podría tener repercusiones judiciales a ojos de EEUU o de España.

El segundo motivo es que mientras que la web afirma que “cada test generado tendrá un aviso de que se trata de una broma y no un test real” en las propias muestras que se enseña en la web como reclamo dicho aviso no aparece de forma explícita ningún aviso de que se trate de un artículo de broma o atrezzo. Es más, tienen un aspecto real e, incluso, incluye logo y copyright de una supuesta empresa llamada “Tri-Alta Labs” como el emisor de dichos documentos.

El tercero es que la página web de la empresa no presenta de la manera usual los términos y condiciones y las políticas de privacidad como suelen hacerlo las empresas en EEUU. Además, la página cuenta con dos webs “hermanas” de idéntico diseño (una para generar test de drogas y la otra de ETS) que remiten a una misma dirección de internet cuando estamos rellenando los formularios. Sin embargo, dependiendo de si buscamos un test de drogas, Covid o ETS, el nombre de la empresa propietaria de la web cambia: a veces se llama “Prank Testing Corporation” (sobre la que no existe ningún rastro en la web más allá del creado por sus propios autores) y a veces se llama “Prank Test Corporation”, cuyo único rastro externo corresponde a un agregador de negocios que indica que la empresa se encuentra radicada en una parcela junto a una gasolinera en Irvine (Texas) y con un teléfono de contacto que es un número virtual otro estado (Nueva Jersey) situado a miles de kilómetros.

Fuente. https://www.elmundo.es/tecnologia/2021/04/08/606eb8e6fc6c83e35f8b45df.html

Contactar
Hola, me gustaría hacer una consulta