mayo 21, 2021

Salvar el Servicio Secreto

El agente Clinton Hill se sube al coche que lleva al presidente John F. Kennedy en Dallas, noviembre. 22, 1963.
FOTO: JUSTIN NEWMAN/ASSOCIATED PRESS

Un nuevo libro que trace el declive de una venerable institución debería servir como una llamada de atención para los funcionarios.

Por Peggy Noonan

20 de mayo de 2021 18:18 ET

Aquí está el periodismo como un servicio público verdadero y honesto: el nuevo libro de Carol Leonnig, “Cero Fail”, sobre el ascenso y la caída del Servicio Secreto. Es simplemente fabuloso, usar una frase de la década de 1960, cuando el servicio se volvió universalmente admirado. La reportera del Washington Post entrevistó a más de 180 personas, incluidos agentes actuales y anteriores, directores y otros funcionarios, y trabajó bajo cierta presión: los líderes y exalumnos del Servicio Secreto habían prometido atacar su trabajo, dice, con el argumento de que solo quería avergonzar a la institución. Pero ella está “asombrado de los agentes y oficiales” que hacen lo que hacen cada día. Está claro que quiere salvar a la agencia de muchas fuerzas, incluida ella misma.

La reputación del servicio ha sido golpeada en las últimas dos décadas por escándalos embarazosos que involucran a agentes y gerentes, pero el mayor problema es que ya no está manteniendo a salvo al presidente. “Agentes y oficiales me dieron una visita guiada, mostrándome paso a paso cómo el Servicio Secreto se estaba convirtiendo en un tigre de papel”, debilitado por el mal liderazgo, la falta de financiación, una cultura insular y la disminución del profesionalismo. Es una lectura dolorosa porque los agentes del Servicio Secreto han sido únicos entre los trabajadores del gobierno en que todo el mundo los conocía y los admiraba. Viven en la imaginación estadounidense como lo que han sido durante mucho tiempo y siguen siendo a menudo: enfocados, éticos, sin tonterías, alertas. Dwight Eisenhower los llamó “soldados sin uniforme”. Cuando trabajé con ellos, eran los profesionales en las instalaciones; estaban corriendo incluso cuando no estaban corriendo.

Su trabajo principal: mantener a salvo al presidente y, si es necesario, tomar una bala por él. Eso es literalmente lo que hizo el agente Tim McCarthy durante el intento de asesinato de Ronald Reagan el 30 de marzo de 1981. También estaba el agente Jerry Parr, que metió al aparentemente ileso Reagan en el coche y, después de ver sangre rosada y oxigenada en su boca, contramandió una orden y lo llevó directamente a la sala de emergencias. (Maravillosos arcanos incluidos por la Sra. Leonnig: Cuando Parr era un niño vio una película de 1939, “Código del Servicio Secreto”, que le hizo querer ser un agente. El personaje central, el valiente agente Brass Bancroft, fue interpretado por Ronald Reagan, cuya vida Parr salvó unas cuatro décadas más tarde. La vida está llena de circularidades extrañas e invisibles.)

Si recuerdas el tiroteo de JFK, recuerdas al agente Clint Hill corriendo hacia el coche del presidente cuando escuchó el primer disparo, saltando en el escalón trasero mientras el coche se aceleraba, tropezando, acarreándose por el maletero y situando su cuerpo para que si hubiera más disparos lo conseguiran en su lugar.

Qué tradición, qué tradición de valor. Pero el siglo XXI ha sido más o menos un desastre para el servicio; es entonces cuando el deterioro de la institución realmente comenzó a mostrarse. Hubo una gran expansión de los deberes, nuevas misiones y responsabilidades, además de un liderazgo deficiente, mala gestión y creciente falta de profesionalismo. Y siempre estuvo subfinanciado. En 2002 EE. UU. News & World Report reveló un grave mal comportamiento en los rangos más altos. El Servicio Secreto fue humillado en 2012 cuando una docena de agentes y oficiales fueron acusados de convertir un viaje presidencial a Cartagena, Colombia, “en una especie de despedida de soltero de Las Vegas, con consumo excesivo de alcohol y prostitutas”. Los hombres y mujeres del servicio habían sido conocidos por su “vigilancia incansable y desinteresada”. De repente se estaban haciendo conocidos por “beber apagón, peleas en bares y accidentes automovilísticos”.

En los años de Obama, el servicio estaba luchando para encubrir las brechas de seguridad. Alguien disparó a la Casa Blanca. Una pareja no invitada pasó por guardias para asistir a una cena presidencial. En 2014, un veterano mentalmente enfermo saltó la cerca -fue el quinto saltador ese año- y llegó hasta el Salón Este. Llevaba un cuchillo. “En 29 segundos [Omar] González se había abierto camino desde una acera pública hasta el interior de la Casa Blanca. Había superado directamente a ocho profesionales de seguridad capacitados en un complejo con 154 hombres y mujeres”.

No parece haber ayudado que después del 11 de septiembre el servicio fuera retirado de su antigua casa en el Departamento del Tesoro y mezclado con el gigantesco Departamento de Seguridad Nacional. La idea era una reorganización total de las agencias de seguridad separadas del gobierno, que los demócratas del Senado presionaron y la Casa Blanca de Bush aceptó y finalmente tomó la iniciativa. Se crearía una nueva agencia de defensa civil a partir de partes de 40 diferentes. Entonces, tendría 170.000 empleados. El servicio realmente no se resistió, Sra. Leonnig escribe: “El DHS podría ser su boleto para presupuestos más grandes”.

La intención de tales reorganizaciones es siempre hacer que la gestión y el flujo de información sean más coherentes, las acciones más coordinadas. Se ve bien en el papel, pero algo siempre se sacrifica. Más reuniones con menos pertinencia institucional, más gestión. Menos responsabilidad porque hay más armarios en más pasillos en los que ocultar más travesuras. Y menos espíritu, menos sentimiento de singularidad, de tradición y tradición, menos orgullo. No eres parte de una misión, eres un dron de oficina dentro de una bestia.

Hay héroes en el libro. En 2005, el oficial uniformado Charles J. Baserap, asignado al complejo de la Casa Blanca, fue preguntado por los superiores si tenía alguna idea sobre cómo mejorar la seguridad. Era nuevo, honrado de que se le pidiera, escribió y firmó un memorando señalando fallas de seguridad reales. Sus superiores no lo aceptaron bien. El día antes de que alcanzara el estatus de carrera completa, fue dejado ir. Pero los miembros del servicio todavía pasan copias de sus memorandos con orejas de perro. Para ellos es una leyenda.

Y está Rachel Weaver, directora de personal de Sen. Ron Johnson, el republicano de mayor rango en el Comité de Seguridad Nacional. Después de Cartagena, investigó incansablemente lo que estaba sucediendo en el Servicio Secreto y descubrió una historia de abuso y mala conducta.

En 2011, Julia Pierson, que se convertiría en la primera directora, dijo a la Oficina de Gestión y Presupuesto que su agencia estaba “en quiebra”. Los recortes presupuestarios llevaron a la falta de personal y oleadas de renuncias de oficiales uniformados. Sra. Leonnig: “Los oficiales huían simplemente porque estaban cansados de trabajar más de la mitad de sus días libres, sin fin a la vista”. Los agentes según el detalle del presidente, que debían ser rotados después de años en la olla a presión, se vieron obligados a quedarse para que la agencia pudiera ahorrar costos de reubicación.

Parte de la falta de personal se debió a un nuevo sistema de contratación. En el pasado, los agentes en las oficinas de campo reclutaban nuevos agentes: sabían lo que se necesitaba y podían decir quién se lavaría. Pero en su mayoría reclutaron seres como ellos: hombres blancos. Se necesitaba una mayor equidad y diversidad. Así que ahora la gente solicitó en el sitio web de USAJobs del gobierno federal. Pero los oficiales de campo se vieron abrumados, teniendo que entrevistar a cientos de solicitantes que no podían cumplir con los estándares básicos de aptitud y seguridad, con discapacidad física o emocional, obesos, inconscientes. Los solicitantes aparecieron en pantalones cortos de gimnasio. “Algunos dijeron que no podían estar de acuerdo con una entrevista casera requerida porque a sus compañeros de cuarto no les gustaba tener policías cerca”.

Aquí está el terreno que rompe este libro: su profundo informe revela una disminución no solo en la reputación del servicio, sino en su realidad.

Algo malo va a suceder si los funcionarios no actúan. El Congreso y la Casa Blanca viven en un mundo de emergencias, pero si no se centran en el Servicio Secreto, rápidamente, van a tener grandes problemas.

Hay mucho sobre lo que construir. Salva esa vieja cosa.

Main Street: La ridícula diatriba de la jueza federal Amy Berman Jackson apunta al ex Fiscal General William Barr y destaca la gran frustración liberal de que el abogado especial no pudo derribar al presidente Trump. Imágenes: Getty Images Compuesto: Mark Kelly

Apareció en la edición impresa del 22 de mayo de 2021.

Fuente.https://www.wsj.com/articles/save-the-secret-service-11621549106?reflink=desktopwebshare_permalink

Contactar
Hola, me gustaría hacer una consulta