septiembre 26, 2020

La Línea de la Investigación Estratégica en la lucha contra la Corrupción.

En época de escándalos por delaciones, confesiones y demás fórmulas para obtener beneficios y/o rebajas de penas, en temas de corrupción pública y privada, múltiples testimonios reciben las autoridades y de allí surgen las líneas de investigación básicas, limitadas a sólo basarse en los testimonios, buscar transacciones o registros que corroboren a los confesos corruptos y esperar que el siguiente delate al siguiente. ¿Por qué quedarse tan sólo en ese primer nivel?

¿Qué pasa con la planeación y la capacidad investigativa en delitos financieros o contra la administración pública? ¿Por qué no desarrollar una Línea de Investigación Estratégica? ¿Acaso las entidades correspondientes no tienen auditores forenses entre sus miembros con funciones de policía judicial? Al día de hoy se desarrolla esta especialidad en muchos países del mundo con muy buenos resultados, y de hecho en Colombia hay ya varias promociones de egresados en esa área del conocimiento. Pero, lamentablemente, son muy pocas las opciones que tiene un funcionario para que las instituciones del estado inviertan en su formación a través de postgrados o especializaciones de alto nivel, que cuentan con excelentes profesores nacionales y extranjeros, experimentados y destacados en cada uno de sus varios perfiles, impartidas en reconocidas universidades, que paulatinamente se han adentrado en esta quijotesca misión de formar nuevos perfiles de investigadores o auditores forenses para la lucha contra la corrupción, los delitos financieros y el lavado de dinero.

Pero esto no es excusa para que las autoridades no planeen minuciosamente una verdadera Línea de Investigación Estratégica que no dependa exclusivamente de testimonios, a veces amañados o con intereses políticos, con mentiras y verdades a medias, que mezcladas se vuelven verdades inobjetables para quien escucha desprevenidamente.

Por qué esperar a que unos y otros empiecen a delatarse mutua e interesadamente, por qué no mejor plantear hipótesis, identificar las fuentes de información, desarrollar el proceso de recolección técnica y análisis de las evidencias con investigadores y auditores forenses, quizás con apoyo de entidades como la DIAN, la UIAF, el Banco de la República, la banca privada, para descubrir transacciones, giros, pagos, monetizaciones, el origen de estas, su trazabilidad.

Todas las transacciones pasan, están y quedan en el sistema financiero, esto es, se puede intentar ocultar la información de una contabilidad, de los estados financieros, pero jamás o muy difícilmente se podrá incendiar el banco y/o las entidades del estado donde reposa toda esta evidencia, a la espera que a alguien se le ocurra ir por ella.

En época de descubrimientos de triangulaciones y de giros transnacionales, en las que intervienen fundaciones, agencias de publicidad y/o de medios, empresas del sector real y quien sabe que otras, para mimetizar financiación fuera de topes de campaña o, por qué no, corrupción o hasta lavados de activos, qué pasaría si algún juicioso investigador tomara la Línea de Investigación Estratégica por el otro extremo del hilo conductor, entonces le solicitaría a una entidad como IBOPE que se le entregara la información relativa a la pauta en medios de comunicación de mayor importancia a nivel nacional y regional, clasificada por agencia y anunciante, una vez recibida esta información el investigador pediría al medio la relación de pagos recibidos, validándolos posteriormente con la información que esas agencias de publicidad y/o medios pongan a disposición de las autoridades, incluyendo la evidencia de la identificación del originador o cliente el monto y la evidencia de estos pagos, esto es la trazabilidad completa de los recursos que realmente se invirtieron.

Muy pertinente sería que esta Línea de Investigación Estratégica se realizará por ejemplo en las ultimas dos campañas presidenciales y el plebiscito, para determinar y dimensionar el origen y monto real de los recursos invertidos, ya que tanto se hace necesario en estos momentos, esto es, no desde los dudosos y caprichosos testigos, sino desde el dinero recibido por estos medios; por favor, sólo por una vez en la vida iniciemos las indagaciones por “la otra punta”. Bajo esta propuesta de nueva óptica de investigación, muy posiblemente nos sorprenderían con sus resultados y hallazgos.

¿La Caja de Pandora estará acaso en las cuentas bancarias de los medios de comunicación o en las de las agencias de medios? ¿Quién se atreve a plantear una Línea de Investigación Estratégica diferente a la tradicional? ¿El Fiscal General, el Procurador, el Contralor?

Carlos Fernando Salazar S.
Administrador de Empresas
Auditor Forense
Investigador
cfsalazar@investigacionesestrategicas.com

Contactar
Hola, me gustaría hacer una consulta